Archivo de la etiqueta: recetas con yogur

Bizcocho de vainilla

Estándar

Llevo varios días queriendo publicar esta receta, pero me faltan horas, no se cómo me las arreglo, pero no llego… sera la edad ;). Bueno, lo importante es que ya estoy aquí con este estupendo y rico bizcocho.

Es una receta parecida a la típica del yogur pero he variado algunas cosas, a mi me encanta la vainilla, de hecho, cuando utilizo alguna vaina no la tiro porque me gusta meterla en el bote de azúcar para que coja el sabor de la vainilla.

Es un buen bizcocho, tanto para desayuno, como para merienda y mojadito en la leche esta riquísimo. También podéis cambiar el aroma, al gusto de cada uno, probarlo y veréis como os encanta.

Esta vez utilicé un molde rectangular y de silicona y no me gustó mucho porque se deformó al ir cociéndose y no salió ni redondo ni rectangular, os aconsejo que no lo hagáis en silicona. Por lo demás, tanto de sabor como de textura y esponjosidad estaba espectacular.

Vamos a la receta.

INGREDIENTES

– 3 huevos M

– Un yogur natural

– 250 gr. de azúcar

– 375 de harina de repostería

– Un sobre de levadura tipo Royal

– 65 ml. de aceite de oliva suave o girasol

– 65 ml de leche

– Extracto  de vainilla ( yo puse un tubito del lidl)

Preparamos el molde engrasándolo con mantequilla o aceite para que desmolde mejor. Si el molde no es desmontable yo le pongo unas tiras de papel de hornear que sobresalgan del molde para luego poder tirar y que no se estropee.

Ponemos el horno a precalentar 180º con calor arriba y abajo.

Tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos. Ponemos en un bol los huevos y el azúcar y lo batimos hasta que blanquee y quede cremoso.

Ahora le agregamos el yogur, la leche, aceite y la vainilla y seguimos batiendo. Vamos añadiendo poco a poco la harina sin dejar de batir hasta que veamos que queda una crema espesa.

Vertemos la mezcla en el molde que hemos engrasado y lo introducimos en el horno unos 45 minutos. Esto también depende del tamaño del molde, así que si lo veis tostadito  cuando haya pasado este tiempo podéis probar pinchando el bizcocho. Si sale seco es que ya esta cocido.

Lo sacáis y lo dejáis enfriar sobre una rejilla, después lo desmoldáis y ya esta listo para hincarle el diente. Ya veréis que rico esta.