Archivo de la etiqueta: cocina casera

Lacón con Grelos

Estándar

 

Hacía tiempo que quería publicar esta receta, principalmente porque esta riquísima pero también porque me trae muy buenos recuerdos de mis padres y de Galicia. Cuando era una niña mi madre me contaba muchas cosas sobre sus vivencias en aquellas tierras y siempre lo hacia con mucho cariño, mis hermanos mayores lo recordarán pero yo aún  no había nacido. Sí recuerdo que ya viviendo en Madrid mi padre seguía trabajando fuera y durante un tiempo que estuvo en la provincia de Lugo las vacaciones de verano las pasamos allí con él. Eso para unos niños de ciudad como eramos mi hermano pequeño y yo fue todo un descubrimiento, cuando vi la primera vaca casi me muero del susto, eran enormes, ¡jajaja! También recuerdo las gallinas, conejos, la huerta y el río que pasaba por allí en el que nos bañábamos, fue un tiempo muy bonito y muy feliz. Esta receta se la dedico a mi hermano pequeño Javi y a mi cuñada Rosi que es como una hermana y la quiero muchísimo.

INGREDIENTES:

  • Un manojo de grelos
  • Un buen trozo de lacón
  • Un par de chorizos
  • 4 patatas

Si el lacón no está desalado lo pondremos en agua durante 24 horas para desalar, ahora ya los venden envasados al vacío y listos para cocinar, lo pondremos en la olla y lo cubrimos con agua más o menos unos cuatro dedos por encima del lacón. Lo dejamos cocer en olla expres normal, una hora más o menos.

Abrimos la olla y comprobamos si el lacón esta cocido por si hay que dejarlo un poco más.

En el agua de cocer el lacón ponemos dos chorizos, las patatas y los grelos, que los tendremos ya limpios. Sabéis que cuando los lavéis tenéis que estrujarlos un poco para quitarles el amargor.

Contamos unos 15 o 20 minutos en la olla y ya lo tenemos listo para emplatar, solo tenemos que poner la cantidad que queramos de cada cosa ¡y a la mesa!  ¿fácil verdad?

Carrilleras al vino tinto

Estándar

Hola a todos!! espero que no os hayáis olvidado de mi, esta es mi primera entrada del año, después de estar unos meses apartada, algunos sabéis el motivo que no es otro que el fallecimiento de mi madre, la persona que me dio la vida y de la que aprendí muchísimas cosas entre ellas a cocinar y sobre todo a ser buena persona.

Como no podía ser de otra manera esta receta se la dedico a ella. Siempre recuerdo que cuando era niña me gustaba mucho ir al mercado con mi mami, eramos tantos que la pobre necesitaba ayuda así que yo me encargaba de llevar el carro de la compra que me resultaba muy divertido.

Siempre he sido muy curiosa y le hacia muchísimas preguntas sobre todo de las cosas que mis ojos de niña no conocían o me resultaban extrañas y los puestos que mas me llamaban la atención eran las casquerías, en Madrid todavía existen estos puestos la verdad es que entonces no me gustaban nada era horrible acercarte y ver cabezas de cordero, lenguas, sesos, corazones, patas, hígados, tripas etc… ufff me daba un repelús 😉

La casquería en esa poca era bastante barata y según mi madre estaba muy bueno, os estoy hablando de finales de los años 60 empece a descubrir esos sabores ummm recuerdo los bocadillos de gallinejas y entresijos, esto son las tripas de cordero frititas y eran un plato singular, castizo y emblemático de Madrid que recuerdo empezar a comer bien pequeña y también probé los callos y las patas de ternera o de cerdo aunque tengo que reconocer que era muy delicada  y a mi madre la volvía loca porque comía fatal.

La receta de hoy son carrilleras de cerdo, osea la parte del carrillo del animal,  mi madre para que lo entendiera me decía que eran los mofletes jajajja y me decía que era una carne muy tierna y melosa para hacerla guisada. Con el tiempo esta carne se ha hecho muy popular gracias a los grandes cocineros.

Bueno os explico como prepararla que me estoy poniendo muy nostálgica.

 

INGREDIENTES:

– Un kilo de carrilleras de cerdo.

– Un par de zanahorias.

– Una cebolla grande.

– Un par de dientes de ajo.

– Un puerro grande.

– Sal.

– Pimienta.

– 200 ml. de vino tinto.

– 500 ml. de agua.

– Aceite de oliva.

 

Lavamos y quitamos el exceso de grasa de las carrilleras,  las enharinamos y freímos un poco en aceite de oliva.

Vamos apartando y en el mismo aceite freímos a fuego medio bajo la cebolla cortada en trozos, el puerro, los ajos, y las zanahorias, cuando ya tengamos todo pochado y blandito añadimos las carrilleras y salpimentamos.

Agregamos el vino tinto y el agua y dejamos cocer hasta que veamos que la carne esta tierna, yo lo hago en olla exprés rápida y son entre 15-20 minutos. Cuando abramos la olla comprobamos si la carne esta blanda y si no la dejamos otro poquito con la olla abierta.

Ahora trituramos la salsa para que nos quede mas espesa y podemos acompañar como mas nos guste, yo lo he hecho con unas ricas patatas fritas y una buena hogaza de pan porque os aseguro que no dejareis de mojar.

Espero que os guste;)

 

Costillas a la miel

Estándar

Hacia tiempo que quería probar esta receta y tuve la ocasión de hacerlo en estas vacaciones, fuimos a pasar unos días al pueblo de la abuela de mi marido Arcos de Jalón en la provincia de Soria. Uno de los días que pasamos allí fuimos a conocer Medinaceli un pueblo precioso y con un encanto especial os recomiendo que vayáis, entre otros edificios interesantes se encuentra el único arco romano  de triple arcada que se conserva en la península y data del siglo I d.C.

Cuando llegamos fuimos a la oficina de turismo para informarnos de que visitar, nos atendieron muy bien y comenzamos nuestra visita, pasear por sus calles con tanta historia,  ver esa muralla  y estar bajo ese arco tan majestuoso fue increíble. También nos aconsejaron comer en uno de los bares del pueblo y fue un acierto,  comimos varias cosas y entre ellas unas costillas a la miel que estaban buenísimas y pensé que merecía la pena probar a hacerla en casa lo primero porque están muy buenas y lo segundo porque es un plato muy asequible.

Bueno no me enrollo mas y vamos a la receta.

INGREDIENTES: (para 4 personas)

– Kilo y medio de costillas de cerdo.

– 2 patatas grandes.

– 4 cucharadas soperas de miel.

– Pimienta molida.

– Sal.

– Tomillo y Romero.

– Un cubito de caldo de verdura.

– 6 cucharadas soperas de aceite de oliva.

– 100 ml. de agua.

-100 ml. de vino blanco.

Ponemos en una fuente de horno preferiblemente de barro el aceite colocamos las costillas cortadas en trozos como mas nos guste a nosotros, ponemos las patatas en trozos grandes para que se hagan al mismo tiempo que la carne y lo salpimentamos todo.

En un recipiente ponemos a calentar el agua con el cubito de caldo, el vino y la miel lo revolvemos todo y se lo echamos a las costillas por encima  y le ponemos el tomillo y el romero.

Lo introducimos al horno que tendremos precalentado a 200º arriba y abajo y colocamos la bandeja en el centro lo pondremos 80 minutos y vamos dándole la vuelta cada 20 minutos y regando con su caldo, tenemos que dejarlo bien doradito y veréis que cosa mas rica la carne se separa del hueso y queda muy tierna.

Espero que os haya gustado y lo probéis.

 

 

Tarta de Santiago

Estándar

Hoy es el día de Santiago Apóstol y que mejor manera de festejarlo que con esta rica y jugosa tarta de almendra, ademas me gustaría felicitar desde aquí a todos los Santiagos en especial a mi hermano;)

Si buscáis en la red os aseguro que encontrareis muchas recetas de esta tarta, no voy a mentiros nunca la había preparado y este año me he decidido es una receta que tenia guardada desde hacia muchísimo tiempo y espero que os guste.

Llevo todo el mes de vacaciones y no he publicado nada, eso no quiere decir que no haya comido claro;) solo que estoy un poco desconectada de este mundillo blogueril.

Como veis la tarta ha quedado muy bonita y la cruz de Santiago mas todavía eso se lo debo al Chato que se ha entretenido en dibujarla y recortarla para que yo tuviera mi plantillita, me la he descargado de internet pero como la impresora de casa no funciona y con estos calores no me apetecía ir a la copisteria pues hemos recurrido al plan casero que ese nunca falla!!!

Bueno vamos al lio ya veréis que fácil, rica y resultona.

 

INGREDIENTES:

– 250 gr. de almendra cruda molida.

– 250 gr. de azúcar.

– un poquito de ralladura de limón.

– 4 huevos L

– 1/2 cucharadita pequeña de canela molida.

 

Precalentamos el horno a 180º  en un bol mezclamos la almendra, azúcar, ralladura de limón muy poco solo es para darle un toque no queremos que predomine el sabor a limón y a continuación la canela media cucharadita de las de café osea de la pequeñitas ahora lo mezclamos todo.

Cuando lo tenemos bien mezclado vamos añadiendo los huevos de uno en uno, no añadir el siguiente hasta que no este bien integrado el anterior, he pesado un huevo para que calculéis los mios pesaban entero con su cascara y todo 73 gramos,  os quedara una masa no demasiado espesa ya podéis verlo en la foto.

Ya tenemos la mezcla la echamos en un molde el mio es de 26 ctm. y bajito es el que utilizo para las tartas de manzana o la quiche, yo le pongo papel de hornear para poder desmoldar bien.

Lo introducimos en el horno a 180º la bandeja en medio y calor arriba y abajo durante 40 minutos mas o menos ir mirando que quede tostadita y no se os queme.

La sacamos del horno y la dejamos enfriar cuando ya este lista colocamos la cartulina con la cruz o cualquier otro dibujo que os guste,y espolvoreamos azúcar glass con ayuda de un colador después levantamos con mucho cuidado la cartulina y ya tenemos lista nuestra riquísima tarta de Santiago.

 

 

Rosquillas de la Chata

Estándar

La rosquillas son unos de los dulces mas tradicionales y que todos hemos probado alguna vez, seguro que os gustaria saber como prepararlas, pues ahora mismo os lo voy a explicar.

Vuelvo a contaros recuerdos de mi niñez, a mi madre le salían muy ricas las rosquillas y claro nos gustaban a todos, la pobre siempre decía que tardaba mas en hacerlas que nosotros en comérnoslas jajajaja… recuerdo que algunas veces hasta nos las escondía.

Las rosquillas fritas son un dulce muy típico de hacer en Semana Santa aunque a mi me gusta hacerlos durante todo el año, pero claro ya sabéis que son un pecado cuando se esta a dieta, bueno de vez en cuando no pasa nada que también hay que darle alguna alegría al cuerpo no?

Ya no me enrollo mas y os explico como hacer estas ricas rosquillitas.

INGREDIENTES:

– Un huevo.

– Una tacita de anís.

– Una tacita de leche.

– Una tacita de aceite.

– Una tacita y media de azúcar.

– Una cucharadita de levadura en polvo.

– Harina de trigo( la que admita)

Lo primero que yo hago es poner a calentar el aceite de oliva y freír en él una cascara de limón para suavizarlo un poco después lo dejo enfriar y aparto la tacita para hacer la masa.

A continuación en un bol ponemos el huevo con el azúcar y batimos añadimos la leche, el anis y el aceite.

Por ultimo vamos incorporando la harina junto con la levadura poco a poco hasta obtener una masa que se pueda trabajar con las manos sin que se pegue a éstas. Se van haciendo porciones y se les da forma alargada y delgada se les da la forma de rosquilla.

Se fríen en aceite caliente pero cuidado que no esta muy muy caliente porque se nos podrían quemar y quedar crudas por dentro.

Bueno como siempre os digo espero que os gusten y que me dejeis vuestros comentarios.

 

 

Monas de pascua con huevos de chocolate

Estándar

Hoy os traigo unas monas con huevos de chocolate, así que manos a la obra que todavía estáis a tiempo de hacerlas y alegrar a los peques de la casa.

El domingo de Resurrección comienza la Pascua y es una tradición muy arraigada en muchos lugares el salir a comer la mona al campo, hoy os hablare de como se vive en Alicante que es la ciudad en la que vivo hace 26 años.

El domingo de Pascua de Resurrección y el lunes la gente suele reunirse con la familia o amigos, les gusta salir al campo o la playa y pasar el día comiendo y merendando y claro no puede faltar nunca la mona que suele llevar un huevo cocido o como las que os traigo hoy unos huevos de chocolate.

INGREDIENTES:

– 125 ml. de leche.

– 35 ml. de aceite de girasol.

– 2 cucharadas de esencia de azahar o si preferís anís dulce.

– huevecitos de chocolate rellenos.

– 2 huevos.

– 500 gr. de harina de fuerza.

– 125 gr. de azúcar.

– ralladura de una naranja.

– 25 gr. de levadura fresca de panadero.

– fideos de colores, anises o azúcar para decorar.

Os diré que hay muchas recetas diferentes, esta es mi manera de hacerlas y espero que la probéis porque están muy buenas y salen muy tiernas y esponjosas.

Primeramente templaremos la leche un poquito, unos 30 segundos en el microondas, no calentarla mucho porque tenemos que deshacer la levadura y si está demasiado caliente ésta perdería sus propiedades.

Después de deshacer la levadura, le añadimos la esencia de azahar, esto es opcional si no os gusta no pasa nada. A continuación echamos el azúcar y la ralladura de naranja para seguir batiendo con varillas a mano.

A continuación le vamos poniendo la harina poco a poco sin dejar de batir. Cuando hayamos puesto la mitad más o menos, le echamos el aceite, los huevos y seguimos con el resto de harina hasta que esté todo integrado, esto ya lo haremos con la mano porque con las varillas es más costoso.

También podéis amasarlo con la amasadora hasta que veáis que se despega de las paredes del bol.

Si veis que la masa es demasiado pegajosa podéis añadirle un poquito de harina pero no demasiada porque nos quedarían mas secas.

Ahora lo tapamos con papel film y lo dejemos que repose para que fermente la masa, durante 3 o 4 horas, depende de la temperatura de la habitación, tiene que doblar o triplicar su volumen. Algunas veces en invierno, lo he dejado toda la noche en la cocina y al día siguiente está perfecta, vosotros tendréis que ir probando, con la práctica es como se va aprendiendo.

Nos embadurnamos las manos de aceite para que la masa no se nos pegue, la sacamos del bol a una superficie donde podamos trabajar, con esta masa nos salen unas ocho monas , ya lo veis en las fotos.

Preparamos la bandeja del horno con papel de hornear y los vamos colocando según las vayamos preparando, podemos darle la forma de nido para poner los huevitos encima, o cualquier otra forma que se os ocurra, eso ya va a gusto de cada uno.

Tenemos que dejar que vuelvan a subir otras dos horas más o menos, yo para acelerar el proceso enciendo el horno a unos 40 grados y las tengo una media hora, quedan muy bien. Ahora es el momento de decorar, pintamos con un huevo batido le ponemos dos o tres huevos de chocolate depende del tamaño que hayáis hecho , ya se lo que estáis pensando!! no os preocupéis tenéis que poner los huevos de chocolate rellenos osea macizos al hornearse se ablandan pero cuando se enfrían las monas los huevos vuelven a estar duros, ahora  adornamos como más nos guste, con azúcar nada mas o con los fideos de colores.

Metemos al horno precalentado a 180º,  la bandeja a mitad del horno, calor arriba y abajo sin aire, y unos 15 o 20 minutos. Si vemos que se nos tuestan demasiado rápido, bajad a 170º o poned papel de aluminio encima.

Buenos os deseo que paséis unos días de pascua muy felices con vuestra familia y amigos y os comáis la mona;)

 

Bizcocho de vainilla

Estándar

Llevo varios días queriendo publicar esta receta, pero me faltan horas, no se cómo me las arreglo, pero no llego… sera la edad ;). Bueno, lo importante es que ya estoy aquí con este estupendo y rico bizcocho.

Es una receta parecida a la típica del yogur pero he variado algunas cosas, a mi me encanta la vainilla, de hecho, cuando utilizo alguna vaina no la tiro porque me gusta meterla en el bote de azúcar para que coja el sabor de la vainilla.

Es un buen bizcocho, tanto para desayuno, como para merienda y mojadito en la leche esta riquísimo. También podéis cambiar el aroma, al gusto de cada uno, probarlo y veréis como os encanta.

Esta vez utilicé un molde rectangular y de silicona y no me gustó mucho porque se deformó al ir cociéndose y no salió ni redondo ni rectangular, os aconsejo que no lo hagáis en silicona. Por lo demás, tanto de sabor como de textura y esponjosidad estaba espectacular.

Vamos a la receta.

INGREDIENTES

– 3 huevos M

– Un yogur natural

– 250 gr. de azúcar

– 375 de harina de repostería

– Un sobre de levadura tipo Royal

– 65 ml. de aceite de oliva suave o girasol

– 65 ml de leche

– Extracto  de vainilla ( yo puse un tubito del lidl)

Preparamos el molde engrasándolo con mantequilla o aceite para que desmolde mejor. Si el molde no es desmontable yo le pongo unas tiras de papel de hornear que sobresalgan del molde para luego poder tirar y que no se estropee.

Ponemos el horno a precalentar 180º con calor arriba y abajo.

Tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos. Ponemos en un bol los huevos y el azúcar y lo batimos hasta que blanquee y quede cremoso.

Ahora le agregamos el yogur, la leche, aceite y la vainilla y seguimos batiendo. Vamos añadiendo poco a poco la harina sin dejar de batir hasta que veamos que queda una crema espesa.

Vertemos la mezcla en el molde que hemos engrasado y lo introducimos en el horno unos 45 minutos. Esto también depende del tamaño del molde, así que si lo veis tostadito  cuando haya pasado este tiempo podéis probar pinchando el bizcocho. Si sale seco es que ya esta cocido.

Lo sacáis y lo dejáis enfriar sobre una rejilla, después lo desmoldáis y ya esta listo para hincarle el diente. Ya veréis que rico esta.

 

 

Ternera en salsa

Estándar

Seguro que me echabais de menos;) ya tenía ganas de publicar alguna de mis recetas pero últimamente estoy un poco más liadilla y encima a dieta, como comprenderéis me cuesta trabajo ponerme a cocinar y a contaros cómo hacer cosas tan ricas.

Hoy he preparado unos filetes de ternera en salsa, una de las recetas de mi madre que no falla, es sencilla y siempre gusta a todo el mundo.

Esta receta también podemos hacerla con filetes de cerdo que son un poco más económicos, a mi siempre me ha gustado mucho, desde que era niña, recuerdo que dejaba el plato limpito, como me gustaba mojar pan en esa salsa tan rica,  debo de confesaros que me sigue gustando pero claro luego vienen los kilitos de más.

Voy a explicaros cómo se hace, vereis que facilita es.

INGREDIENTES:

– Un kilo de filetes de ternera.

– Una cebolla grande.

– Un par de dientes de ajo grandes.

– Una copa de un buen vino ( blanco o tinto al gusto)

– Dos rebanadas de pan.

– Aceite de oliva virgen extra.

– Sal.

– Pimienta negra molida.

– Agua.

Poner en una cazuela un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, cuando esté caliente echamos la cebolla y los ajos laminados a la vez que las rebanadas de pan, cuando esté todo dorado lo sacamos y lo ponemos en el vaso de la batidora triturándolo junto con la copa de vino.

Si vemos que es mucho aceite retiramos un poco y vamos friendo los filetes, yo he utilizado filetes de redondo de ternera vosotros podeis utilizar la pieza que más os guste. No freirlos demasiado solo sellarlos por los dos lados para que no se vayan los jugos, vamos apartándolos en un plato hasta que tengamos todos, entonces los echamos todos juntos en la cazuela y volcamos  en ella el triturado de cebolla, ajo, pan y vino.

Lo ponemos todo al fuego cubriendolo con agua lo salpimentamos y dejamos que cueza a fuego medio hasta que veamos que la carne está tierna y la salsa espesita, si os gusta en vez de sal podeis ponerle una pastilla de caldo de carne.

Yo en mi placa de inducción lo pongo al 6  en la olla rapida y en 10 minutos está listo, vosotros tendreis que calcular el tiempo dependiendo de donde lo hagais y de la calidad de la carne.

Espero que lo probéis, seguro que os encanta, ya me contaréis.

Roscón de Reyes

Estándar

Me encantan los roscones y sobre todo su olor, uffff  para mi son irresistibles. Hace un par de años hice mi primer Roscón de Reyes. La cosa fue bastante divertida ya que había leído varias recetas y al final me decidí por esta, compré y preparé todos los ingredientes y me puse manos a la obra.

Como no las tenía todas conmigo, pues al leer las recetas,  me parecía un poco complicado tanto levado de masa, me fui a comprar un roscón por si acaso jajajaja. Si si, como lo leeis. Aquí en Alicante es típico comerse el roscón la noche de Reyes y claro imaginaos si aquello no salía bien, ¿Donde iba a comprar un roscón a esas horas? 

Cuando era niña siempre tomábamos el roscón el día 6 para desayunar y para merendar pero al venir a vivir a Alicante adquirimos la costumbre de aquí y cuando volvíamos de ver  la cabalgata de reyes con los niños super emocionados, cenábamos y nos comíamos un trocito de roscón, que ricoooo!!! Y siempre sobraba para el desayuno del día siguiente. Bueno si pincháis aquí veréis la receta, pues el primer año que lo hice, lo publiqué en febrero y claro, no iba a llamarlo Roscón de Reyes así que lo bauticé como Roscón de San Valentin!!! original si que quedó y rico también. Espero que os guste mucho. Feliz  Año Nuevo a todos!!

Brazo de gitano de trufa

Estándar

Esta receta ya hace tiempo que la hice y tenia pendiente de publicar,  no se me ha olvidado gracias a mi compañera Maria Dolores que me lo recuerda un día si y otro tambien jajajajja asi que aquí la tenéis espero que os guste y me dejéis vuestros comentarios.

INGREDIENTES: ( para 6 personas)

Para el bizcocho:

– 3 huevos.

– 50 gr. de azúcar.

– 60 gr. de harina tamizada.

– Una cucharada de cacao en polvo. (opcional)

– Una pizca de sal.

Para el relleno de trufa:

– 300 gr. de chocolate de cobertura.

– 150 gr. de azúcar.

– 1/2 litro de nata.

Para la decoración:

– Azúcar glass.

– Chocolate rallado.

Primero tenemos que batir las yemas junto con el azúcar y añadir lentamente la harina y el cacao en polvo, removiendo para evitar que se formen grumos.

Batiremos las claras a punto de nieve, con una pizca de sal, y agregarlas suavemente a la mezcla anterior.

Ponemos papel de hornear en una bandeja de horno y  echamos nuestra mezcla, lo metemos al horno precalentado a 180º  la bandeja en el medio y arriba y abajo durante 8-10 minutos.

Cuando lo sacamos del horno lo ponemos sobre un paño de cocina y lo enrollamos.

Mientras se enfria el bizcocho, montamos  la nata con el azúcar,  agregamos el chocolate de cobertura que habremos fundido en el micoondas ( con mucho cuidado de que no se nos queme ponerlo de 10 en 10 segundos hasta que veamos que ya se ha fundido).Remover hasta que quede una mezcla homogenea.

Ahora extendemos el bizcocho, a mi me gusta echarle un poquito de almibar para que quede mas jugoso pero no es necesario.

Echamos una capa de trufa, enrollamos el brazo de gitano cortamos las puntas para que quede bien bonito y lo decoramos con azúcar glass y chocolate rallado por encima.

Si queréis podéis rellenar el brazo con nata, crema, mermeladas, lo mismo que la decoración se puede bañar de chocolate, decorar con rosetones de nata, guindas, fideos de colores, almendras etc…..

Bueno que lo disfrutéis muackkkkkk.