Archivo de la categoría: Platos calientes

Sepia guisada con patatas

Estándar

Hola a todos! ya me tenéis de nuevo por aquí, llevaba mucho tiempo pensando en volver a publicar pero por distintos motivos nunca encontraba el momento, espero volver a coger con ganas el blog porque os tengo un poco abandonados;)

Hoy os traigo este guiso de sepia con patatas que seguramente os gustara porque esta muy rico y es fácil solo tenéis que ponerle mucho cariño.

Vamos al lío!

 

INGREDIENTES:

  • 5 sepias pequeñas limpias. (mas o menos medio kilo)
  • 2 patatas medianas.
  • 1 cebolla mediana.
  • 2 dientes de ajo.
  • 3  rebanas de pan de barra.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 100 ml de vino blanco.
  • agua.
  • sal al gusto.
  • perejil.
  •  una cucharadita de pimentón de la vera

 

Lo primero que tenemos que hacer es lavar muy bien la sepia y trocear dejar que escurra bien y mientras ponemos en la olla el aceite cuando este calentito echamos la cebolla cortada en laminas, los ajos y las rebanadas de pan hasta que esté todo dorado, cuando lo tengamos se sacan al vaso de la batidora y se trituran junto con el vino blanco y el perejil y reservamos.

Pelar las patatas y las troceamos, el tamaño es a vuestro gusto igual que la sepia y también las reservamos.

En el mismo aceite de freír la cebolla echamos la sepia con cuidado porque suele salpicar bastante, veréis que suelta como aguilla pero no os preocupéis es normal se evaporara enseguida, le damos unas vuelta e incorporamos el pimentón, la sal y las patatas lo revolvemos todo y le incorporamos el triturado y cubrimos de agua, si os gusta podéis poner un poquito de colorante alimenticio.

Si lo hacéis en olla rápida en 10 minutos esta listo si es en olla normal yo creo que con media hora es suficiente pero es cuestión de ir mirando y probando, espero que os guste y dejéis algún comentario.

Anuncios

Carrilleras al vino tinto

Estándar

Hola a todos!! espero que no os hayáis olvidado de mi, esta es mi primera entrada del año, después de estar unos meses apartada, algunos sabéis el motivo que no es otro que el fallecimiento de mi madre, la persona que me dio la vida y de la que aprendí muchísimas cosas entre ellas a cocinar y sobre todo a ser buena persona.

Como no podía ser de otra manera esta receta se la dedico a ella. Siempre recuerdo que cuando era niña me gustaba mucho ir al mercado con mi mami, eramos tantos que la pobre necesitaba ayuda así que yo me encargaba de llevar el carro de la compra que me resultaba muy divertido.

Siempre he sido muy curiosa y le hacia muchísimas preguntas sobre todo de las cosas que mis ojos de niña no conocían o me resultaban extrañas y los puestos que mas me llamaban la atención eran las casquerías, en Madrid todavía existen estos puestos la verdad es que entonces no me gustaban nada era horrible acercarte y ver cabezas de cordero, lenguas, sesos, corazones, patas, hígados, tripas etc… ufff me daba un repelús 😉

La casquería en esa poca era bastante barata y según mi madre estaba muy bueno, os estoy hablando de finales de los años 60 empece a descubrir esos sabores ummm recuerdo los bocadillos de gallinejas y entresijos, esto son las tripas de cordero frititas y eran un plato singular, castizo y emblemático de Madrid que recuerdo empezar a comer bien pequeña y también probé los callos y las patas de ternera o de cerdo aunque tengo que reconocer que era muy delicada  y a mi madre la volvía loca porque comía fatal.

La receta de hoy son carrilleras de cerdo, osea la parte del carrillo del animal,  mi madre para que lo entendiera me decía que eran los mofletes jajajja y me decía que era una carne muy tierna y melosa para hacerla guisada. Con el tiempo esta carne se ha hecho muy popular gracias a los grandes cocineros.

Bueno os explico como prepararla que me estoy poniendo muy nostálgica.

 

INGREDIENTES:

– Un kilo de carrilleras de cerdo.

– Un par de zanahorias.

– Una cebolla grande.

– Un par de dientes de ajo.

– Un puerro grande.

– Sal.

– Pimienta.

– 200 ml. de vino tinto.

– 500 ml. de agua.

– Aceite de oliva.

 

Lavamos y quitamos el exceso de grasa de las carrilleras,  las enharinamos y freímos un poco en aceite de oliva.

Vamos apartando y en el mismo aceite freímos a fuego medio bajo la cebolla cortada en trozos, el puerro, los ajos, y las zanahorias, cuando ya tengamos todo pochado y blandito añadimos las carrilleras y salpimentamos.

Agregamos el vino tinto y el agua y dejamos cocer hasta que veamos que la carne esta tierna, yo lo hago en olla exprés rápida y son entre 15-20 minutos. Cuando abramos la olla comprobamos si la carne esta blanda y si no la dejamos otro poquito con la olla abierta.

Ahora trituramos la salsa para que nos quede mas espesa y podemos acompañar como mas nos guste, yo lo he hecho con unas ricas patatas fritas y una buena hogaza de pan porque os aseguro que no dejareis de mojar.

Espero que os guste;)

 

Costillas a la miel

Estándar

Hacia tiempo que quería probar esta receta y tuve la ocasión de hacerlo en estas vacaciones, fuimos a pasar unos días al pueblo de la abuela de mi marido Arcos de Jalón en la provincia de Soria. Uno de los días que pasamos allí fuimos a conocer Medinaceli un pueblo precioso y con un encanto especial os recomiendo que vayáis, entre otros edificios interesantes se encuentra el único arco romano  de triple arcada que se conserva en la península y data del siglo I d.C.

Cuando llegamos fuimos a la oficina de turismo para informarnos de que visitar, nos atendieron muy bien y comenzamos nuestra visita, pasear por sus calles con tanta historia,  ver esa muralla  y estar bajo ese arco tan majestuoso fue increíble. También nos aconsejaron comer en uno de los bares del pueblo y fue un acierto,  comimos varias cosas y entre ellas unas costillas a la miel que estaban buenísimas y pensé que merecía la pena probar a hacerla en casa lo primero porque están muy buenas y lo segundo porque es un plato muy asequible.

Bueno no me enrollo mas y vamos a la receta.

INGREDIENTES: (para 4 personas)

– Kilo y medio de costillas de cerdo.

– 2 patatas grandes.

– 4 cucharadas soperas de miel.

– Pimienta molida.

– Sal.

– Tomillo y Romero.

– Un cubito de caldo de verdura.

– 6 cucharadas soperas de aceite de oliva.

– 100 ml. de agua.

-100 ml. de vino blanco.

Ponemos en una fuente de horno preferiblemente de barro el aceite colocamos las costillas cortadas en trozos como mas nos guste a nosotros, ponemos las patatas en trozos grandes para que se hagan al mismo tiempo que la carne y lo salpimentamos todo.

En un recipiente ponemos a calentar el agua con el cubito de caldo, el vino y la miel lo revolvemos todo y se lo echamos a las costillas por encima  y le ponemos el tomillo y el romero.

Lo introducimos al horno que tendremos precalentado a 200º arriba y abajo y colocamos la bandeja en el centro lo pondremos 80 minutos y vamos dándole la vuelta cada 20 minutos y regando con su caldo, tenemos que dejarlo bien doradito y veréis que cosa mas rica la carne se separa del hueso y queda muy tierna.

Espero que os haya gustado y lo probéis.

 

 

Calamares rellenos en su tinta

Estándar

Hace tiempo que hice esta receta, es uno de los retos de colores, en este caso fue el color negro y pare ello hice unos calamares que estaban de rechupete.

A mi me encantan los calamares de cualquier manera, en esta ocasión los he hecho rellenos, que aunque llevan más tiempo y más trabajo, merecen la pena.

Puede ser un plato para estos días de fiesta que se aproximan y se pueden hacer el día antes ya que los sabores se realzan.

Ahora paso a explicaros como los podéis preparar paso a paso.

INGREDIENTES:

– 4 calamares grandes

– 1 huevo

– 2 rebanaditas de pan

– 1 cebolla grande

– 2 dientes de ajo

– sal y pimienta

–  aceite de oliva

– una copa de vino blanco

– un vaso de tomate frito

– 3 lonchas de jamon serrano

– 2 bolsitas de tinta de calamar

– agua

– 30 gr. de arroz

Ponemos las rebanadas de pan a remojo en el vino blanco y reservamos. Cocemos el huevo durante 15 minutos lo reservamos y cuando se enfríe lo pelamos. Limpiamos los calamares, reservamos los tubos y aparte cortamos todos los tentáculos y aletas en trocitos muy pequeñitos y las tintas las separamos las colamos y las reservamos.

En una sartén aparte preparamos el relleno, ponemos un chorro de aceite de oliva y rehogamos el jamón,  le añadimos el picadillo de tentáculos y aletas. Lo salteamos, le ponemos el huevo picado y le incorporamos el arroz dando unas vueltas, ahora escurrimos el exceso de aceite y reservamos.

Mientras, vamos a preparar la salsa, picamos o rallamos las cebollas y los ajos, lo ponemos a pochar todo en una sartén o cacerola con un chorro de aceite, cuando ya lo tengamos doradito lo sazonamos y le añadimos el tomate frito, las rebanadas de pan remojadas en el vino, los sobres de tinta y también la tinta que teníamos apartada de los calamares.

A todo esto le añadimos medio vaso de agua y lo dejamos cocer a fuego suave durante 15 minutos. Cuando pase este tiempo trituramos todo con la batidora, si vemos que queda muy espesa la aligeramos añadiendo otro poquito de agua.

Cogemos los calamares los sazonamos y rellenamos, ponemos un palillo para que no se nos salga el relleno y los vamos introduciendo en la cacerola con la salsa, tapamos y dejamos cocer a fuego lento durante 20 o 22 minutos.

Podemos servir los calamares como más nos guste, yo en esta ocasión lo hice con unas caracolas de pasta de distintos colores y con su salsa por encima.

Espero que os gusten, ya me contareis 😉

Receta del Cocido Madrileño

Estándar

Cocido madrileño

Hacia tiempo que quería publicar esta receta. Hace un mes más o menos que estuve en Madrid para ver a mi madre, uno de los días fuimos a comer cocido a una típica taberna madrileña que se llama Malacatín, allí te ponen un cocido fantástico en sabor y presentación, cuando llegue a Alicante me apetecía hacerlo, así que hace unos días lo preparé  pensando en todos vosotros que seguro que también os gustara.

Imagino que casi todos sabréis qué es el cocido, por si alguien no lo sabe os diré que es uno de los platos típicos y tradicionales  de nuestra gastronomía,  como tantos otros platos clásicos en cada casa se prepara de una manera diferente aunque los ingredientes sean los mismos.

Hay quien lo hace como lo hacían nuestras abuelas, en cazuela o puchero durante horas a fuego lento y otras lo hacemos en la olla exprés como es mi caso, más que nada por la falta de tiempo.

Ahora en otoño cuando los fríos acechan viene muy bien un plato como este, caliente,  consistente, completo y reparador lleno de sabores, gracias a la legumbre, verduras y carnes que lleva.

En Madrid, el cocido suele servirse en tres vuelcos, primero la sopa que calienta y prepara el estomago, a continuación las verduras y garbanzos y después las carnes.

Este plato como tantas otras comidas tradicionales a pasado de ser una comida de “pobres” a un plato casi de culto, recuerdo que mi madre me decía que antiguamente en casi todas las casas humildes se comía cocido todos los días.

Es un plato que sale económico porque los ingredientes no son excesivamente caros y teniendo una buena olla puede salir cantidad para varios comensales, incluso si sobra se pueden hacer otros platos como la “ropa vieja”, croquetas o simplemente sopa para  otro día.

Vamos con este maravilloso cocido madrileño!!!

INGREDIENTES: ( de 4 a 6 personas)Pringá en el Cocido de la Cocina de La Chata

– 500  a 700 gr.de garbanzos castellanos (a mi me gustan estos).

– un repollo mediano.

– 4 patatas.

– 2 o 3 zanahorias.

– media gallina.

–  500 gr. de carne de ternera morcillo, zancarrón, jarrete o garreta en cada sitio lo llaman de una manera.

– dos  huesos de ternera de caña o rodilla.

– dos  huesos de espinazo salado.Ingredientes para el cocido madrileño

– un  trozo de tocino.

– dos chorizos.

– dos morcillas.

– dos huesos buenos de jamón.

– fideos para la sopa. (yo pongo un puñado por cada uno).

– un manojo de cebolla tierna o cebolleta, guindillas.

Lo primero que tenemos que hacer es poner los garbanzos a remojo con una cucharada de sal  la noche anterior.

A la hora de poner el cocido pondremos en la olla (yo lo hago en la olla exprés rápida) el agua y echamos la gallina, carne, tocino y los huesos de jamón, espinazo y ternera. No ponemos sal ya que los huesos ya la llevan, así que luego probaremos de sal, dejamos que hierva y le vamos quitando la espuma, a continuación tapamos la olla y dejamos que cueza durante 15 minutos.Guindillas para el cocido madrileño

Mientras en otra olla normal, con el agua hirviendo, pondremos el repollo troceado con un poquito de sal y le añadimos el chorizo. La morcilla la echamos cuando el repollo casi ya esté. Unos 5 minutos antes, para que no se deshaga, cuando el repollo este blandito lo retiramos y lo escurrimos, apartamos el chorizo y la morcilla a un plato y el repollo lo rehogamos en una sartén junto con unos ajitos y un poquito de pimentón.

Pasados los 15 minutos abrimos la olla rápida, y le agregamos los garbanzos bien lavados y las zanahorias. Tapamos y dejamos cocer otros 10 minutos, volvemos a abrir y añadimos la patata y tapamos de nuevo para cocer unos 5 minutos más, todo esto es para que no se deshagan o queden duros los diferentes ingredientes, puesto que cada uno necesita su tiempo para estar en su punto. Llegado este momento probamos de sal y rectificamos si es necesario.

Cocido madrileño

Ahora pondremos el caldo para hacer la sopa en una olla normal, como os he dicho en los ingredientes yo suelo ponerle un puñado de fideos por persona y el fideo cabellin, el más fino, aunque esto va en gustos.

A la hora de servir a mi me gusta poner cada cosa de una manera, la sopa en su sopera correspondiente, los garbanzos con la patata y zanahoria en una fuente, el repollo en otra y las carnes en otra, también lo acompaño con cebolletas y guindillas en vinagre y algunas veces me gusta poner salsa de tomate frito.

En Madrid, hay quien le pone al cocido unos rellenos que se hacen con huevo, pan rallado, perejil, ajo picadito y sal. Todo esto se mezcla y se fríe, después se le añade al caldo, junto con los fideos para hacer la sopa.

Y ya tenemos nuestro cocido ahora solo nos falta un buen vino, una hogaza de pan y una buena siesta!!!!

Que aproveche 😉

Doradas al horno

Estándar

Dorada al horno

Hoy os tengo que contar algo que me he puesto como reto y aunque es una cosa que en esta época del año hace mucha gente, os dire que lo mío es pura necesidad, estoy a dieta y la verdad es que es duro cocinar y no poder comer muchas cosas de las que hago pero no me queda otra.

Os diré también que voy a una clínica de nutrición, porque no me atrevo a hacer una dieta por mi cuenta, prefiero estar controlada por un especialista, así que ya os iré contando.

La receta de hoy son unas doradas al horno, que al ser pescado lo puedo comer sin problemas, eso si sin salsita ni patatas, pero bueno, como los demás no están a dieta yo la hice como suelo hacerlas siempre y estaban buenísimas.

Ahora os digo como hacer este pescado de precio bastante asequible gracias a las piscifactorías o granjas de peces, y nos posibilita tener este pescado todo el año y aunque la textura de su carne es más blanda y menos sabrosa que la dorada salvaje, también está riquísima.

Os voy a dar las cantidades que yo hice (eramos tres) y vosotros ajustáis las cantidades según los comensales que seáis.

INGREDIENTES:Ingredientes dorada al horno

– tres  doradas

– 8 gambones

– unas patatas

– unos dientes de ajo

– una cebolla grande

– perejil

– pimienta negra

– zumo de medio limón

– medio vasito de aceite de oliva

– medio vaso de un buen vino blanco

– medio vaso de agua

– sal

Bueno, empezáis por encender el horno, a 180º, mientras, en la bandeja del horno hacéis una cama con cebolla cortada en rodajas finas, colocáis las doradas bien limpias y desescamadas, yo pedí al pescadero que me las arreglara y me las abriera por la mitad, pero eso es a vuestro gusto.

Las colocáis encima de la cebolla y le ponéis unos ajos partidos por la mitad, la sal, unas patatas nuevas partidas por la mitad y los gambones.

Ahora  ponéis en un vaso el aceite, el vino, el agua, media pastilla de caldo concentrado de pescado, la pimienta molida y el zumo de medio limón, lo removéis todo y se lo echáis por encima a las doradas. Lo  introducís en el horno que habréis bajado a 160º, la bandeja en la mitad, botón arriba y abajo, y  unos  35 0 40 minutos.

Ya veréis que jugoso y que rico, dejarme vuestros comentarios!! 🙂

Tomates rellenos

Estándar

Tomates rellenosCon este calor apetecen cosas más sencillas para comer y como este mes tenía que hacer una receta con el color rojo para mi grupo de gastrofrikis, pues nada, han tocado estos maravillosos tomates de la terreta rellenos.

Los tomates son una de las hortalizas que más combinan con todo y que los hagas como los hagas están buenísimos, sirven como plato principal o como acompañamiento de infinidad de comidas.

Son una verdura con un alto contenido en agua y bajos en hidratos y calorías, además contienen  fibra vitaminas y algunos minerales. Al contener vitamina E, el tomate es un antioxidante y entre los minerales se encuentran el fósforo y el potasio que son muy útiles para todo lo que tiene que ver con el sistema nervioso y los músculos.

Como veis el tomate es mucho más que disfrutar de una buena verdura, es una manera de prevenir enfermedades.

Aquí en Alicante hay tomates muy buenos como los de Mutxamel que tienen un sabor exquisito.

Esta receta en mi casa, gusta mucho y siempre la suelo hacer en verano, espero que os guste, las cantidades según veáis, yo puse un tomate grande por persona pero vosotros ajustáis la receta a vuestras necesidades.

INGREDIENTES:Ingredientes para tomates rellenos

– 3 tomates grandes

– 200 gr. de carne picada

– 3 huevos

– sal y pimienta

– aceite de oliva

– cebolla

Escojemos  los tomates grandes, rojos y duros, vaciaremos un poco de pulpa de los tomates  y la trituramos. Metemos los tomates en el microondas y los ponemos a temperatura máxima, unos 8 minutos.

A continuación ponemos en la sarten 3 cucharadas de aceite de oliva y cuando esté caliente echamos la cebolla rallada o cortada muy finita hasta que esté doradita.

Ahora le añadimos la carne picada y la salpimentamos. Le damos unas vueltas hasta que veamos que está casi hecha, entonces le agregamos el triturado de la pulpa del tomate y dejamos que  se termine de hacer. Para que todo quede ligado, le podemos echar media cucharadita de harina.

Tomates rellenosPonemos los tomates en una fuente para el horno y rellenamos hasta la mitad, con la carne picada. Después le ponemos un huevo crudo encima y lo metemos al horno unos 15 minutos, con el horno a 170º arriba y abajo, poniendo la bandeja a mitad del horno.

Tened cuidado, porque a mi se me pasaron un poco, pero quedaron buenísimos. También podéis ponerle un poco de queso rallado por encima. Como veis en la foto, yo lo acompañé con un arroz blanco y puerro en juliana frito.

Espero que os guste, dejarme vuestros comentarios 🙂

Receta de Albóndigas guisadas

Estándar

Receta de Albóndigas de Cocina de La ChataEsta es una de las recetas preferida de mis hijos, les encantan las albóndigas desde que eran pequeñitos y siempre que se van de viaje por un largo periodo, cuando vuelven me dicen que se las prepare jajaja.

Llevaba tiempo pensando en publicar esta receta en el blog, pero el otro día Vanessa, desde la página de Facebook, me pidió que le diera la receta y aquí la tenéis, espero que os guste.

INGREDIENTES:

– un kilo de carne picada mixta

– 4 huevos

– 3 puñados de pan rallao

– sal

– pimienta molida

– ajo picadito al gusto

– perejil

– una zanahoria

– un par de alcachofas

– una cebolla grande

– una pastilla de caldo de carne

– una cucharada de harina

– media cucharada de pimentón dulce

Bueno, voy a empezar explicándoos que tenéis que aliñar la carne, añadir los huevos, el pan rallado, sal, ajo picado, perejil y un poquito de pimienta negra, lo mezcláis todo bien y lo dejáis reposar para que coja bien todos los sabores.

Preparamos las albóndigas, no demasiado grandes, y las rebozamos en harina, ponemos una sarten al fuego y las vamos friendo.

Al mismo tiempo, ponemos una olla con 2,5 litros de agua al fuego le pondremos la pastilla de caldo, la zanahoria cortada en trocitos, y los corazones de alcachofa, bien limpios, podemos poner la verdura que nos guste más, o que sea temporada, por ejemplo, unas habas, unas setas  o champiñones y dejamos que vaya cociendo, según vamos sacando las albóndigas de la sartén, las vamos echando en la olla.

Cuando ya tenemos todas las albóndigas fritas y en la olla, retiramos un poco de aceite de la sarten y freímos la cebolla rallada o cortada en trocitos pequeños y la sofreímos, cuando está doradita añadimos una cucharada de harina y media de pimentón, lo removemos bien, siempre con cuidado de que no se queme, y lo echamos a la olla. Solo nos queda ponerle un poco de colorante y probar de sal, por si hay que añadirle.

Lo dejamos a fuego medio durante una hora aproximadamente, si lo hacéis con la olla exprés, sobre media hora,  de todas formas, eso tenéis que comprobarlo vosotros, hasta que veáis que las albóndigas están blandas y la salsa espesa.

Se pueden servir con unas patatas fritas o una buena ensalada.

Espero que os gusten 🙂

Receta pollo de campo guisado

Estándar

Pollo Campero de Cocina de La ChataMenudo pollo de campo, que pinta tenía, ese si que decía cómeme, así que no pude resistirme y me lo traje para casa jajaja!! y preparé un guisadito con pollo y verduras que se chuparon  los dedos.

El pollo es una de las carnes más baratas y que combina con todo.

Esta carne contiene proteínas y muy poca grasa, además tiene ácido fólico y vitamina b3, buenos para el funcionamiento cerebral, también tiene minerales esenciales, como el potasio, fósforo, hierro y zinc, muy importantes, sobre todo, para la gente que tiene una gran actividad física. Así que, ya sabéis, a comer pollo que es muy sano y si va acompañado de verduras mejor todavía, espero que os guste este plato que además en estos tiempos fríos no viene nada mal;)

INGREDIENTES:Ingredientes para el pollo de campo de Cocina de La Chata

-Un pollo de campo de 1 kilo y medio más o menos (max 2 kg)

– Una cebolla grande

– Dos dientes de ajo gorditos

– Aceite de oliva virgen extra

– 2 alcachofas

– 2 zanahorias

– Setas

– 2 patatas

– Sal

– Pimentón dulce

Vamos allá, troceamos el pollo y lo lavamos dejando que escurra bien, mientras, cortamos la cebolla en tiras finas y los dientes de ajo. Ponemos el aceite en una cacerola, pelamos las zanahorias y las hacemos rodajas, como más nos guste. A las alcachofas les quitamos las hojas más duras, los tallos y las partimos en cuatro trozos. No os olvidéis de poner las setas bajo el grifo, por si tienen algo de tierra.

Ya tenemos todo preparado así que ponemos la cacerola al fuego, cuando el aceite empiece a humear añadimos la cebolla y el ajo hasta que esté dorado y lo retiramos, ahora echamos el pollo troceado y le ponemos la sal, dejamos que se vaya friendo y le damos vueltas para que se dore y fría por igual.

Cuando veamos que el pollo esta listo, le añadimos las verduras, y lo rehogamos todo junto un par de minutos, en el vaso de la batidora ponemos la cebolla y los ajos que habíamos frito anteriormente y le añadimos un vaso de vino blanco, lo trituramos todo y se lo añadimos al guiso.

Pollo de Campo Cocina de La ChataLlegado este momento, le añadimos el agua que lo cubra todo y probamos qué tal va de sal, añadiendo si es necesario, después le ponemos el colorante, cuando empieza a cocer, bajamos el fuego y dejamos que cueza despacio durante media hora, trascurrido este tiempo le ponemos las patatas troceadas y dejamos que cueza otros 20 minutos.

Deberéis estar pendientes del tiempo, no es lo mismo cocinar en cocina de gas, que en vitroceramica (como yo)  por eso los tiempos que doy debe serviros de orientación, pues nada espero que os guste esta receta y que la probéis. Ah!! ya podéis preparar un buen pan, porque en este guiso está permitido mojar 😉

Receta de pechugas con crujiente de kikos

Estándar

Pechugas rebozadas con kikos.Me gustan mucho los kikos o maíz frito como queráis llamarlos, así que un día que iba a hacer unas pechugas empanadas, había por la cocina una bolsa y pensé en probar a triturar unos cuantos y rebozar con ellos las pechugas.

Pues dicho y hecho, trituré los kikos y le añadí un poquito de pan rallado y he aquí el resultado, estaban muy ricas con ese sabor tan especial  y seguro que a los niños también les gusta.

INGREDIENTES;Ingredientes de pechugas rebozadas con kikos.

– Pechugas de pollo fileteadas.

– Kikos (maíz frito).

– Pan rallado.

– Huevo.

– Aceite de oliva virgen.

– Sal.

Para empezar, cortamos las pechugas en tiras, aunque esto es a gusto de cada uno, también podéis dejarlas enteras, les ponemos un poquito de sal, no demasiada porque los kikos ya llevan sal.

Las pasamos por el huevo batido, no he puesto cantidades pero utilizareis uno o dos huevos dependiendo de las pechugas que hagáis. A continuación las pasamos por el rebozado de kikos, al que le habremos puesto un poquito de pan rallado también.

Ahora vamos echándolas a la sarten  hasta que estén fritas y doraditas, las retiramos y ponemos en un plato con papel de cocina para que absorban el excedente de aceite, ya solo nos queda emplatar y a la mesa.

Yo suelo acompañarlas de ensalada, pero también puedes hacerlo con patatas, que a los niños les encantan.