Migas a mi manera

Estándar

Este es uno de esos platos que casi siempre gusta a todo el mundo, una de esas recetas que la diferencia de otras por el cariño y el alma que se pone en ella.

Recuerdo con nostalgia las migas que preparaba una prima lejana de mi suegro, se llamaba Juliana, ella junto a su hija Mercedes, su marido y todos sus hijos me hicieron pasar días muy agradables cuando ibamos a Arcos de Jalón, el pueblo de la abuela de mi marido. Este pueblo es uno de los últimos de la provincia de Soria lindando ya con la provincia de Zaragoza, de ahí que su gastronomía también este influenciada por la cocina Aragonesa.

A mi me gustan mucho y, las hago a mi manera, acompañandolas de uvas. Yo creo que no hay una receta especial o única, sinó que es un plato que cada uno lo hará como lo ha visto en su casa, como le han enseñado o simplemente, lo elaboran con lo que tienen a mano  en ese momento.

Pero lo que mas me gusta de todo es que es un plato para compartir con la familia o los amigos y eso lo hace mágico!!!  Espero que os guste a todos;)

INGREDIENTES:

– Hogaza de pan del día anterior.

– 4 dientes de ajo.

.- 4 filetitos de panceta fresca.

– Chistorra o salchicha roja al gusto.

– Salchichas caseras frescas.

– 2 morcillas.

– Aceite de oliva virgen extra.

– Sal.

Lo primero q tenemos que hacer es cortar el pan en trocitos pequeños dejándolo en un bol o cualquier otro cacharro que tengamos hondo. Lo humedecemos pero con cuidado para que no quede demasiado mojado y no quede hecho una pasta y lo dejaremos tapado toda la noche.

Preparamos una sartén un poco honda y le ponemos aceite de oliva. Cuando este caliente, le añadimos los ajos fileteados. Yo se los retiro cuando se doran,pero eso va al gusto y  a continuación vamos echando los ingrediente previamente sazonados: primero la panceta, después las salchichas y la chistorra. Lo apartamos en un plato y quitamos un poco de aceite para que no nos queden demasiado aceitosas las migas.

Es el momento de añadir el pan, a partir de ahora no debemos dejar de mover y de trocear la migas con una espumadera o lo que tengamos más a mano para que se vayan soltando y no se nos apelmacen para que queden pequeñas sueltas y ligeras.

Cuando veamos que han llegado a este punto, le agregamos todo lo que teníamos en el plato y freímos las morcillas. Yo lo hago así porque se suelen deshacer y así se las podemos colocar por encima, igual que las uvas. Pero como os dije antes, esto ya va según vuestros gustos. 😉 .

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s